Dibuja, Pinta y Colorea Tu Vida

Viajando En El Tiempo


Tras el bloque de introducción a la literatura, profundizamos en el amplio y mágico mundo del folclore.

Pensaba que para mí era un mundo desconocido, ya que al decir la palabra folclore, no me "venía nada a la cabeza" más que música celta y cuentos antiguos de los que apenas recordaba el título y la trama. Pero para mi sorpresa, no estaba muy alejada de la idea de folclore, ya que el folclore es todo tipo de manifestaciones que son populares que evolucionan con el paso del tiempo y recogen las tradiciones de un grupo humano, como puede ser el baile, la música, la pintura, la gastronomía, festividades, etc. Por lo que la música celta y los cuentos antiguos podrían aceptarse como manifestaciones folclóricas.

Si nos centramos en los textos folclóricos debemos tener en cuenta que son textos de tradición cultural y populares, se transmitían de manera oral, por lo que de un mismo cuento podemos encontrar diversas versiones resultado del “boca a boca”, algunas modificaciones se suprimían y/o añadían elementos con o sin intención. Los cuentos folclóricos no son, como piensan muchas personas, infantiles, son cuentos familiares que se contaban en reuniones del pueblo para entretenerse y son el reflejo de la realidad de se época (de la versión) y reflejan por tanto deseos y sueños del pueblo. Por ejemplo los matrimonios entre príncipes y plebeyas, eso era un deseo, un sueño del pueblo. Los cuentos folclóricos tienen diversos orígenes y no tienen autor, ya que la historia va modificándose y “todos” son autores, por lo que no existe una versión original. Estos textos son simbólicos y emplean metáforas, símiles, etc, pudiendo obtener así gran cantidad de información de la época.

En la literatura folclórica existen tres grandes géneros literarios que son el teatro, la poesía y la prosa. 

En el teatro folclórico infantil cabe destacar los títeres de cachiporra, eran pequeñas representaciones en las que se creaban un guión  sobre el que improvisaban y se elaboraban sus propias marionetas. Solían variar los personajes, aunque mantenían los roles y el hilo de la historia era más o menos similar en todos. En el Parque del Retiro (Madrid) podemos encontrar los fines de semana muchos títeres de cachiporra, con los que tanto niños como mayores disfrutan. Recuerdo haber pasado muchos fines de semana con mis padres de pequeña sentada en el suelo viendo estos títeres que siempre me hacían reír, actualmente me encanta llevarme a mis primos a verlos, sus caras de diversión y sus risas inocentes y naturales no tienen precio. 

El siguiente género literario de la literatura folclórica es la poesía, seguramente sea el género más conocido ya que era el más fácil de memorizar y la mayora parte de las veces están ligadas a la música y al baile. 
De este tipo de literatura podemos encontrar:

            -Las retahílas como:
                       
                        Una dola de la catola quila quilete 


                        estaba la reina en su gabinete,                        
                        vino Gil, apagó el candil, candil candilón,
                        cuenta las 20 que las 20 son: 1, 2, 3, …


-  Textos para cantar: Romances y villancicos.

                           Noche de paz, 
noche de amor! 


                                    Ha nacido el niño Dios 

                                    en un humilde portal de Belén 

                                    sueña un futuro de amor y de fe 

                                    viene a traernos la paz 

                                    viene a traernos la paz... 


                                    Desde el portal llega tu luz 

                                    y nos reúne en torno a ti 

                                    ante una mesa de limpio mantel 

                                    o en el pesebre María y José 

                                    en esta noche de paz 

                                    en esta noche de paz...

            -Textos para cantar y bailar: bailes populares

            -Textos para recitar: oracionales populares

                                    Cuatro esquinitas tiene mi cama

                                    Cuatro angelitos que me la guardan

                                    Con Dios me acuesto,
                                    Con Dios me levanto,
                                    Con la Virgen María
                                    Y el Espíritu Santo

Por último tenemos la prosa folclórica en la que podemos encontrar cuentos literarios y paraliterarios. Los literarios son los cuentos maravillosos y las leyendas y los paraliterarios son las fábulas, mitos y leyendas de carácter religioso.

Tras haber estudiado estos apartados me di cuenta que sabía más del folclore de lo que yo pensaba. Todos hemos cantado villancicos en Navidad, nuestras abuelas nos han enseñado oraciones, y de una forma u otra hemos participado en bailes y cánticos folclóricos. Estamos más cerca del folclore de lo que pensamos. Me alegré al saber que la mayor parte de las costumbres que tenemos son consideradas folclóricas. Pero a la vez me dio rabia no haberlo sabido hasta ahora, pero mi mayor sorpresa fue cuando comenzamos a hablar en clase de los cuentos folclóricos que conocíamos, los cuales, no pasaban de “Los Tres cerditos” “Caperucita Roja” y “La Ratita Presumida”, pero a medida que Irune, nuestra profesora, fue diciéndonos títulos y contándonos brevemente su argumento, nos dimos cuenta que conocíamos más cuentos de los que pensábamos y muchos habían sido casi protagonistas de nuestra infancia, como los “cuentos de Disney”. 


Gracias a las recopilaciones que han realizado grandes personalidades, hemos podido conocer mejor el folclore. Pero previamente debemos hacer una distinción entre adaptaciones y versiones. Dos palabras que solía emplear indistintamente, palabras que aunque parezcan sinónimas, tienen un importante matiz que las diferencia. Una versión es una modificación sin ninguna intención, en cambio las adaptaciones son modificaciones realizadas con intención.

El primer recopilador que se conoce es Charles Perrault. Trabajó en la corte del Rey Sol y pensaba que podía moralizar a toda la corte a través de sus cuentos. Escuchó cuentos folclóricos que contaba la nodriza de sus hijos, investigó y se informó y los recopiló e hizo adaptaciones para convertirlos en textos moralizantes, con una moraleja en verso al final de cada cuento.
“Nunca aguarda demasiado quien aguarda algo bueno” (La reina Cristina de Suecia al principe Carlos Gustavo en el siglo XVII 
Otro recopilador de textos folclóricos es Armand Berquin, cuya recopilación más conocida es "El Lobo Blanco", versión de la conocida historia de La Bella y La Bestia.

Madame Le Prince de Beaumont es una prestigiosa recopiladora cuya versión más famosa es “La Bella y La Bestia”. (para leerla pincha aquí )

Los Hermanos Grimm realizaron versiones pero no enfocadas a niños, pese a que la mayora parte de sus lectores eran niños, por lo que en su III versión fue mutilada donde se suprimían aquellos capítulos más escabrosos, para adaptarlo así a los niños.

Cecilia Böhl de Faber, más conocida como Fernán Caballero, recopilaba y versionaba cuentos.

Hans Christian Andersen intentaba reflejar la realidad ya que se encuentra en pleno realismo literario. Crea y recoge cuentos de la tradición folclórica danesa y los emplea para hacer sus adaptaciones, los modifica a su gusto, cambiando sin tener en cuenta nada más allá de su criterio. "La Sirenita" es de sus cuentos más famosos. Todos sus cuentos acaban mal. Escribía para todo el mundo en general sabía que le leían niños pero no escribía para ellos. “El Patito Feo” es un cuento, que según unos estudios realizados, es una biografía de Andersen, ya que por su tendencia sexual se sentía excluido y rechazado.

Y estos son una pequeña parte de los grandes recopiladores de la literatura folclórica, muchos de ellos ya los conocía pero quizás no a todos sabría asignarles una obra. Ha sido un gran descubrimiento conocer a estos recopiladores, ya que he podido leer versiones sorprendentes que han roto mis esquemas ante la concepción que tenía de determinados cuentos. Disney para mí ha perdido un poco su encanto, y eso que me consideraba una fan absoluta de la Factoría Disney y de sus cuentos y películas que tanto he repetido durante mi infancia, ya que al leer versiones como "La Bella y La Bestia" de Madame Le Prince de Beaumont, o "La Sirenita" de Hans Christian Andersen, son cuentos que te encandilan y te atrapan de una manera asombrosa.

Pero cuando realmente valoré el trabajo de estos grandes autores, fue cuando nuestra profesora Irune, nos propuso realizar una adaptación de un cuento que la contaba su abuela. Disfrutar una clase entera escuchando un cuento es una sensación que hacía mucho tiempo que no experimentaba y que se la recomiendo a todo el mundo.

El cuento que teníamos que adaptar es “La Princesa Y Los Siete Bandoleros” este cuento debíamos adaptarlo, añadiendo, suprimiendo y modificando elementos que nos pareciesen oportunos para contarles el cuento a un curso determinado elegido por nosotros. Todo cambio debía ser justificado y los aspectos que se conservaban también. La única condición a la hora de realizar esta adaptación era no cambiar los roles, valores, contravalores y la trama de la historia. Una tarea difícil pero muy divertida y con la que disfruté muchísimo. (Adaptación Para Mi Tú, Para Ti Yo  )

Personalmente escribir es una de mis pasiones, y realizar actividades y propuestas originales me apasiona, por lo que invierto todo mi ingenio, cariño y tiempo para conseguir un buen resultado. He de decir que modificar una historia que no conoces pensaba que sería más sencillo que modificar una historia ya conocida, pero el problema con el que me encontré fue que la historia pese a ser desconocida en esa versión, me evocaba a la adaptación realizada por Disney de "Blancanieves Y Los Siete Enanitos", por lo que no quería caer en la tentación de convertir a los bandoleros en enanitos, ni añadir una malvada bruja en la historia; así que intenté introducir personajes que indirectamente estuvieran relacionados con aspectos de mi vida. El resultado fue muy positivo y estoy satisfecha de la adaptación que realicé, y durante mis prácticas quise compartirlo con mis alumnos, a los cuales les gustó el cuento, al haber elementos actuales con los que podían sentirse identificados. Aproveché la ocasión para contarles el cuento de "La Sirenita" y "La bella y La Bestia" de Andersen y Madame Le Prince de Beaumont respectivamente, pero en esta ocasión, omití el título para dejarles disfrutar de la historia evitando las comparaciones, aunque estas surgieron a medida que iba contando el cuento. Quedaron alucinados a la par de confusos, al no entender cómo el cuento que ellos conocían podía ser de otra manera. Fueron reacciones muy divertidas al parecerse bastante a las que tuvimos nosotros, alumnos de 3º de carrera, cuando escuchamos el cuento de "La Princesa Y Los Siete Bandoleros".


En este tema he disfrutado muchísimo haciendo viajes en el tiempo, viajando a mi niñez, a la niñez de mis padres y abuelos y viajando a épocas desconocidas para mí. Si pudiera tener un súper poder sería viajar en el tiempo. He aprendido muchísimas costumbres y he comprendido muchos aspectos de la historia que hasta ahora no me había parado a pensar. A través de los cuentos y de tradiciones folclóricas podemos acercar a nuestros alumnos a la historia y disfrutar aprendiendo de una manera nueva para ellos.

De este bloque me quedo con todo el aprendizaje y estrategias adquiridas, con los buenos momentos escuchando cuentos y navegando por la red y las librerías en busca de versiones diferentes que pudieran sorprenderme aún más que la anterior.



Concedamos 
a nuestros alumnos 
el placer de 
viajar en el tiempo

1 comentario: